Uno de los pilares de la economía marroquí, el sector del comercio contribuye a la creación de riquezas a la altura del 11 % y emplea cerca de 1.200.000 personas, es decir el 12,8 % de la población activa marroquí.

Reagrupando una gama ancha de actividades, que se caracterizan por la diversidad de sus formas y de sus niveles de organización (comercio tradicional, franquicias, grandes superficies, centros comerciales), el sector contaba en 2006 850.000 puntos de venta repartidos a través del Reino.

Desde finales de los años 80 y principio de los años 90, el paisaje de la distribución en Marruecos conoció la emergencia de nuevos modos de comercio y más particularmente las redes de franquicia y de la gran distribución.

A este respecto y teniendo en cuenta que el papel importante que juega este sector como canal ineludible entre los productores y los consumidores, los poderes públicos pusieron en marcha el "Plan RAWAJ 2020 ", que tiene como  objetivos el desarrollo, la reestructuración y la modernización del comercio y de la distribución, con vistas a hacer de Marruecos un hub comercial para la región mediterránea.

Así, este programa que prevé para 2020 de:

  • Triplicar el PIB actual del comercio,
  • Llevar la contribución del comercio al PIB nacional al 15 %, contra el 11 % en 2006,es decir  180 mil millones de DH en lugar de 63 en 2006;
  • Crear más de 450.000 empleos,
  • La distribución grande y media;
  • El comercio independiente;
  • El comercio en red y la franquicia;
  • Los espacios públicos mercantes bajo la responsabilidad de los municipios (mercados al por mayor, mataderos y vestíbulos para pescaderías).

(Para más detalles, ver el sitio: http://mcinet.gov.ma)

Al nivel de la región de RSZZ, el comercio siempre englobó varias formas tales como los zocos y Kissariats. Lo mismo, que existían desde los años sesenta en Rabat los grandes almacenes populares que conocía un gran éxito.

 

 
Réalisé par : Marit